>
12:00 AM 0 0
Segunda reunión en Filipinas podría haber estado mejor

Segunda reunión en Filipinas podría haber estado mejor

  Sergi |  Junio 162019

El pasado 4 de Mayo se celebró lo que se esperaba fuera una una gran reunión de amigos, ya que en nuestra primera experiencia la cosa no estuvo anda mal. Pero la verdad que nos quedamos muy desilusionados, ya que la afluencia no fue, digamos, todo lo que se esperaba. Yo no pude quedarme todo el tiempo que hubiera querido, ya que tenía otra cena más a la que asistir, la cual estuvo bastante bien.

Una aventura en toda regla

Santi salió de su casa en Gómez, Barangay de Llanera en Nueva Ecija, sobre las 7 de la mañana del día anterior, pasando a recogerme, ya que le quedaba de camino, por Xevera Subdivisión del Barangay de Tabún en Mabalacat City, Pampanga, sobre las 12 del medio día. Llegamos al primer hotel, el de Santi, sobre las 15 horas, 3PM aquí en Filipinas, luego pasamos por el mío para terminar con los registros en los hoteles y descansar un poco. A nuestras espalmas más de 200km en coche para santi y de esos 100Km para mí.

Tras descansar un poco nos dispusimos a dar un paseo, ver algo de Manila, cenar y lo que se nos fuera ocurriendo en el momento. Decidimos ir al Mall of Asia, que era lo que más "cerca" nos quedaba de Intramuros, donde me alojaba yo. Es un centro comercial muy grande, y como no estábamos mucho por la labor de darnos una gran caminata, sencillamente buscamos rápido donde comer. Mientras pensábamos dónde comer, Santi, intentó localizar a un par de los españoles que hay por la zona, hablando con Juan Baile, pero le queda muy lejos y al final no pudo venir.

Tras cenar estuvimos pensando que hacer, ya que como turistas que éramos, queríamos conocer todo lo que pudiéramos y aun era algo "temprano" para irse a dormir. Por lo que decidimos ir al visitar el local donde se iba a realizar la reunión y así saber ya el camino para el día siguiente. Cuando estábamos de camino fue cuando comenzó nuestra aventura en toda regla. Estamos parados en un semáforo, uno de tantos, más o menos a medio camino del iChill Theater Café cuando dice Santi:

- Ostras. Que me he quedado sin embrague!!!

Y efectivamente, el "cochecito" de Santi se había estropeado en mitad de una carretera de 3 carriles, una de las principales arterias de Manila, y en el carril del centro, para más cachondeo de todos. Me bajé del coche, un todo terreno de los grandes, con más de 15 años, es decir, que "ligerito" no era, y a empujar que me tocó. Santi pone las luces de emergencia, si esas que todo el mundo usa cuando sencillamente se para donde no debe y que sólo se deben usar así, como nosotros, en caso de emergencia, cuando un triciclo se nos para junto a nosotros y nos dice

- KKSNBF KFG NHJEOER KJTJERNHTE (traducido del tagalo) Amigo tienes un mecánico justo a tu lado donde has aparcado, detrás de ese camión de hielo que te tapa la vista.

Así que nos tocó de nuevo empujar el "cochecito" marcha atrás, hacer unas cuantas maniobras, eso sí, ahora por suerte éramos 3 para empujar, y encaminarlo para poder subir la acera y la pendiente hasta las puertas del taller del mecánico. En esta ocasión me sentí como Roky Balboa porque se notaba que el coche me pesaba lo mismo con los otros 2 empujando que cuando lo empujé yo solo. En uno de los intentos, el coche casi queda encajado con una farola, por suerte no le paso nada al coche apenas fue un pequeño roce en la defensa derecha, pero eso obligó a tener que volver a empujar para atrás, maniobrar de nuevo más a la derecha para evitar la farola, y subir de nuevo. Por último el último esfuerzo fue el decisivo, y es en este momento cuando me sentí más Roky que nunca, tuve que poner mis pies en la farola y empujar el coche con pies y manos hasta llevarlo al sitio.

Este percance con el coche, nos obligó a tener que mirar cómo llegar hasta el local, aun quedaba muy lejos como para ir caminando, más de 1 hora, por lo que tendríamos que coger un taxi. Por suerte yo tenía instalado en mi teléfono, de otra visita a Manila, la aplicación de Grab, y pudimos coger un coche relativamente económico hasta casi el local. El coche no nos pude dejar cerca del local porque la calle estaba cortada con una fiesta, o algo así, el tema es que había música, deportes en la calle, mercadillo, un poco de todo.

Serían las 20 horas, 8PM, y llegamos al local. Por suerte para nosotros, ya que no habíamos avisado de que íbamos a ir, nos recibió el dueño, el Sr. Manzano, todo un personaje digno de conocer. Le contamos nuestra pequeña aventura y nos contó un poco la historia del local, de toda la ilusión y el trabajo que le está costando, pero contento e ilusionado de tener este local. Muy acogedor y realmente buen aprovechado.

Al día siguiente, ya el gran día, por la mañana a primera hora, fuimos a buscar el coche, nos había dicho el mecánico que a las 7 de la mañana ya estaría trabajando en el coche, pero como suele pasar, y por suerte ya lo teníamos claro eso, 7 de la mañana en tiempo filipino no es antes de las 8 o 9. Santi fue el primero en llegar, ya a eso de las 7:30 de la mañana, y la sorpresa fue que el mecánico sí estaba en el taller, pero desayunando y aún no había ni mirado el coche, notese la ironía de que era una sorpresa.

Por suerte la avería era muy fácil de solucionar y para cuando yo llegué, que lo hice caminando desde mi hotel en Intramuros, poco más de 1 hora, ya estaban realmente trabajando en el coche y en más o menos 1 hora más estaba ya solucionado. El arreglo no fue muy caro, estamos presuponiendo que serían unos entre 2000 y 3000 pesos filipinos, ya que por lo visto la avería era igual a otra que ya tubo anteriormente y fueron unos 500 pesos filipinos en Llanera, pueblo de provincias, al ser en la capital pensamos que sería entre 3 y 5 veces más caro. Pero finalmente solo nos cobraron 1500 pesos filipinos.

Llegamos al local incluso antes de lo esperado, y como a mi me estaba llamando mi jefe para solucionar un problema en la web de la empresa tuvimos que buscar un locutorio de Internet para que yo me pudiera conectar y solucionar el problema. Tras trabajar un poco mas de 1 hora, pasamos por el local de nuevo y como aún no había llegado nadie, decidimos ir a comer algo ya que eran más  las 11 y Santi ya tiene el cuerpo con el horario filipino y tenía hambre, para mí, que sigo con mi horario español desde hace 4 años, era un poco temprano, pero a comer uno nunca hace ascos.

Comienza la reunión

Llegado el gran día, como era de esperar, Santi y yo llegamos los primeros, de hecho, demasiado temprano y aún no estaba abierto, por lo que nos fuimos a comer algo. Ya de regreso en el local de la reunión ya habían llegado los primeros, por lo que no se puede decir que realmente fuéramos los primeros, nadie vio que habíamos llegado antes de que se abriera el local, jejeje.

Aunque habíamos hecho una especie de ruta de reunión no la seguimos para nada, sencillamente nos limitamos a contar nuestras diferentes experiencias por Filipinas, algunos jugamos partidas a ajedrez, que Santi y otro visitante son un poco fanáticos de ese deporte, y como además no se suda, pues se podía jugar, jajaja.

Conocimos gente muy interesante, pero la asistencia fue mucho,  pero que mucho menos de lo esperado. Yo tenia la esperanza de sobre pasar la reunión anterior, a que asistieron unas 20 personas. En esta ocasión, yo creo que por tanta flexibilidad en el horario, nunca hubieron mas de 8 personas al mismo tiempaao, pero en total creo que asistieron unas 14 personas. 

No nos rendiremos

Aunque podria haber estado mejor, esto no es una derrota, ni mucho menos, seguiremos organizando eventos en diferentes puntos de Filipinas para seguir uniendo y creando nuestra comunidad. Ya tengo ideas para la próxima. 

Bueno amigos, lamento no haber escrito antes este blog, pero el trabajo me "esta estresando" ja ja ja. Además que escribo cuando puedo,  como hoy que he conseguido terninar esta entrada que creo haberla comenzado hace 2 meses. 

0 Comments

 
 
 
>

File